sábado, 13 de diciembre de 2008

El verde de tus ojos de gata (Parte I)

.
.
.
.
Habíamos quedado esa tarde en tomarnos un café. Para 'sacarnos la curiosidad' te dije. 'La curiosidad mató al gato' contestaste.

Pusiste de pronto cara de seriedad, 'me gustan las cosas claras' dijiste y te dispusiste a contarme.

Sólo escuché un ronroneo... preferí perderme en el verde de tus ojos de gata.

Apareciste con esa sonrisa que me encanta, flanqueada por unos tentadores hoyuelos.

Tus expresiones de timidez y cautela, con un dejo evidente de ternura, invitaban a poseerte con impulsos felinos.

Miradas, risas y sonrisas se fundieron en nuestro lenguaje corporal.

Y la química entre ambos se precipitó por los poros y tuvimos que tomar cartas sobre el asunto.

Para entonces aquel ronroneo de la tarde ya era historia ignorada.

Sólo se reflejaba en mis retinas el verde de tus ojos de gata.




'El Lado Oscuro' por Jarabe de Palo


3 comentarios:

Sergio M. dijo...

Joder...como que uno quisiera que le pasen esas cosas.

Me recordó un poco al cuento ¨El avión de la bella durmiente¨...por la descripción felina...

Salutes...

Klavia dijo...

me recuerda la impulso mismo de la sensación exaltante de la pasión que te llena y te abriga al mismo tiempo que te deja solo, recordando momentos, bendita naturaleza gatuna :D...

Curucusí Ocurrente dijo...

sergio:
que bien viejo, ese cuento lo habia leido hace muchos años, está creo en los 12 cuentos peregrinos no? si no me equivoco.
sobre la historia, lo bueno es q esas cosas pasan jaja falta la segunda parte
saludoss

klavia:
exacto, la pasión es un instinto animal.. y si es gatuno melhor ainda je un abrazo